ABOUT GUELYLAND

"One of the smallest , independent kingdoms in the ciberuniverse. Nothing fancy. Population? Just me, myself and my jaguars, my movies and my books (and, at this very moment, YOU). Hided and secret like Skull Island or Opar, the ancients in Guelyland use to read the scrools of a minor god called Voor-Hes.
Most of the treasures of Guelyland are made of paper, plastic and vinyl.Guelyland dreams with expanding in deep more then in surface. The music of Nik Kershaw has been heard here. There are apes, lots of apes in Guelyland. Woody Allen and Bob Hope visit it quite often. Here we love books (the Kingdoms Library is both celebrated and secret) Here we are atheists but very tolerant and think of god a bit too often and much. Guelyland is, the stuff my dreams are made of..."

MAY I INTEREST YOU IN SOME...

PEOPLE WITH TASTE. YOU CAN BE ONE OF THEM!!

Tuesday, August 16, 2011

BORGES Y YO


En estos días que ando leyendo el segundo tomo de Borges en El Hogar (Emecé, 2000) me doy cuenta que la primera vez que supe de él fue en por una revista similar Vanidades (o acaso Buenhogar?), de esas que las mamás solían comprar o prestarse en Latinoamérica a partir de los años sesentas. Y me parece curioso que fuera en una de esas femeninas publicaciones donde también me enteré de la existencia de Vargas Llosa y García Márquez.


Borges y yo. O sea, yo: Miguel Gonzalo Jaramillo, Guely de Guelyland. Y aquí les cuento cómo empezó esto para mí.

Era un artículo sobre un pintor que había conseguido hacer posar a nuestro querido escritor argentino para un retrato. Recuerdo que la gracia del mencionado reportaje estaba en que el olvidado pintor había logrado lo que nadie hasta ese momento: sentarlo quieto y retratarlo. Habían fotos de Borges posando resignado y del cuadro terminado. Se mencionaba su ceguera.

Por esos años solíamos visitar con mi viejo, abuela y hermanos la chacra del papá de un amigo suyo, Osvaldo Castillo. Don Osvaldo era un camanejo (que no arequipeño!) que con sus familiares y su padre, a quien sólo conociamos por el apelativo de "Don Pipocho", tenían esta linda chacra en Huaral. Al Norte de Lima. La cosa es que a Don Pipocho, que según mi viejo debía tener cerca de ochenta años y era el paradigma del hombre viejo, fuerte y sano del campo, le gustaba tejer sus propias historias y contarlas al oscurecer frente a una fogata de leña. Don Pipocho, a quién la abuela Esperanza insistía erroneamente en llamar "Don Pinocho" tenía pues la historia de "Los Pipiripaos" que eran unos enanos que vivían en una especie de laberintos subterraneos que se me antojaban como cubiles de perritos de la pradera. No recuerdo que hacían o a que se dedicaban pero eran una especie de pitufos. Lo que si recuerdo es el comentario que en respetuosa voz baja mi viejo me confió : "Ah, como en El jardín de senderos que se bifurcan!" Cuando solté el respectivo "Qué?" Me respondió rápido y para no interrumpir la narración: "El cuento de Borges".

Y eso fue lo que supe hasta entonces: Borges, un viejo, ciego y acaso tímido escritor (porque no quería que lo retrataran) que había hecho un cuento de laberintos. Me lo imaginaba argentino o acaso español.

Pasaron los años y cuando ya tenía 16, fuí a la Biblioteca Municipal de Magdalena para estudiar y postular a la Universidad Católica. Un poco haragán me dediqué a buscar libros de animales en lugar de los que debía estar estudiando. Fue en esos viejos y bellos ficheros de madera cúbica que bajo el tema de zoología me volví a topar con el familiar nombre de Borges y el desde entonces venerado breviario del Fondo de Cultura Económica: Manual de Zoología Fantástica. Lo empecé a leer y antes de regresar a casa lo pedí prestado para terminarlo.

Un año despues, 1983, ya había ingresado a "La Católica" y por entonces era un fervoroso lector de García Marquez. Mi buen amigo, Rafael Noé, a quién había conocido años antes en el colegio, quizá cansado un poco de tanto Gabo, me hablaba en cambió de Borges. Seguro que yo también lo aturdiría con mis jaguares porque finalmente me comentó que Borges tenía un cuento con un jaguar en una pirámide azteca. Ese mismo día me presté una de las copias de la "Biblioteca de Letras".

"Entonces vi El Aleph"!

Epifanía.

Al día siguiente terminé la bellamente compleja lectura del volumen y le pregunté a Noé por otro más. Me recomendó Ficciones. Pero yo ya estaba con ganas de poseer y no de bibliotecas. Esto ya me llevó a una librería de la Avenida Larco. Todavía recuerdo a mi amigo Pancho Chirinos como el único que aceptó acompañarme, cayendo ya la tarde limeña, a tomar el bus, "La Diez", que me acercaría a la posesión del ejemplar virgen (ya había leido Las ruinas circulares y sabía de su magia). Llegamos y, no sin cierta diletante pedantería, exigí un ejemplar. El empleado me presentó la edición blanca de Alianza con su misteriosa y kepleriana portada. Consumé la transacción y lo fuí forrando en el bus de vuelta con la bolsita de papel en que me lo entregaron.

Ya nunca más he sido el mismo.



8 comments:

Pablo Martínez Burkett said...

Muy agradecido por dejarnos entrever los albores de esa etapa fundacional en la inoculación borgeseana. Es incrible cómo se empieza a revelar un curioso mapa poblado de un derrotero semejante y hasta una perpleja simetría (el gusto aún anterior a JLB) por "la verdadera fiera", que es lo que significá yaguareté en el idioma de nuestros ancestros los "indios" guaraníes.

Guely of Sweden said...

Y lo vuelvo a revisar y lo sigo corrigiendo!
Ese derrotero que, según Georgie, tiene al final el dibujo de nuestra cara.
Tigresa fue justamente una bella paraguaya que tuve el mucho gusto de conocer en Barcelona ;)

Pollo said...

Qué buena historia! La he leído y me ha gustado, siempre es interesante saber cómo la gente se aproxima a sus lectores favoritos. Empecé leyéndolo en dos antologías distintas (una de Bruguera y una de Salvat) y luego proseguí con Ficciones y El Aleph. De ahí siguieron El libro de arena, su Autobiografía, Historia Universal de la infamia y otros. Me impactó bastante, pero no podía comprarme sus libros, ahora que si puedo aún no sé qué colección comprarme: si los tomos sueltos en Alianza editorial (que linda esa carátula!), si las “Obras completas” en 2 o 4 tomos o la nueva colección que está saliendo en De Bolsillo. Pero algún día quiero leer todo lo que me falta Borges.

Guely of Sweden said...

La de Salvat debe haber sido la llamada Narraciones y la amarilla del Club Bruguera (Nueva antología personal) fue durante mucho tiempo mi libro de cabecera.
La que sea que te compres que incluya Otras inquicisiones, acaso y en mi opinión su mejor y más completo libro.
Las inteligentes carátulas de Daniel Gil (una de las cuales ilustra mi entrada) han desaparecido en las nuevas ediciones y aunque dicen que no se debe juzgar un libro por su portada, créo que le agregan cierto valor si uno es medio bibliófilo. Aunque las ediciones originales son la de Emecé (esas monocromamente más sobrias y grandes) y cuando se cita sus libros y páginas suelen referirse a estás últimas, que fueron casi siempre las originales.

LuchinG said...

Yo lei Ficciones en una ediciòn de tapa blanda verde que comprè en un remate en La Familia de Shell en 86 o el 87. Lo perdì hace unos años en una cabeceada en un omnibus. Nunca me importó mucho: en un tiempo infinito, todos los cuentos son capaces de ser leídos en todos los medios.

Guely of Sweden said...

Si, la recuerdo. Era de Oveja negra y originalmente venía con una revista dedicada al autor. Era una Enciclopedia de Literatura en cien fasciculos y cien volúmenes que apareció el '85.

Pollo said...

Asu, le achuntaste en las dos que te comenté!Estas semanas han sido difíciles, pero espero pasarte el libro que te dije pronto, saludos!

Guely of Sweden said...

No hay problema Pollo. El tuyo, en todo caso ya está en camino. Saludos!!

WATCH ME, WATCHING YOU WATCHING ME

Related Posts with Thumbnails